Opiniones sobre nota en Página/12 de Silvina Freira

Recientemente leí una nota que escribió Silvina Freira en página/12 titulada “LA VENTA DE E-BOOKS CRECE MENOS DE LO PREVISTO” de la que por un lado invito a leer y por otro comparto algunos comentarios:

La diferencia que encuentro es el enfoque. La coexistencia de los soportes (papel/digital) es lo lógico. Encarar el tema de la desaparición del libro tal como lo conocemos es ‘bla bla bla’.

La información de a Argentina -correcta- resulta desacertada cuando se habla de la división política en internet ya que esta es apenas una anécdota conceptual con muy poco valor. Nadie se sorprende al recibir un mail cuyo remitente está en Suiza, porque da igual si te escribe un amigo que está a la vuelta de tu casa, o el suizo.

Quien publica en digital, pone a disposición sus títulos en 51 países a través de Apple iBooks o 12 tiendas vía kindle (que supera los 240 países). El objetivo es vender, si es en Argentina o es un sueco hispanoparlante, da igual. 1+1 continuará siendo 2 y la bandera será apenas una anécdota, (kindle por ejemplo no informa el dato del país desde donde se compró sino sólo desde qué tienda se compró).

La división política probablemente venga de la mano del soporte papel, de las expos, impos y el esfuerzo de buscar ‘poner un producto’ en otro país. No aplica al libro digital a nivel estadístico a excepción de cuando se habla de datos relacionados a registro de ISBNs para eBooks o qué canales prefieren las Editoriales etc. Afirmar que en Argentina se vende poco no dice mucho, una Editorial podría vender poco en ARG, pero en MEX y ESP vender una barbaridad. La Editorial necesita vender, y si es ARG o ESP, le da igual.

En Argentina si Silvina Freira quisiera abordar la problematica local el tema -pienso- iría mas por el lado de la baja cantidad de tarjetas de crédito emitidas (considerando 42 millones de habitantes) que son requisito para poder comprar eBooks, el hecho de que comprar títulos digitales se pagan a dólar tarjeta cuando un titulo en papel no tributa, el -alto- precio de venta de los títulos y obviamente, la calidad de la digitalización.

Por otra parte, la afirmación de que la venta de títulos en digital (a nivel mundial) crece menos de lo previsto es cierta, pero es apenas un modo de representar un dato. También, podríamos afirmar que si bien crece menos de lo previsto, el libro digital en 2014 fue un negocio de tres mil millones de dólares. No me parece acertado representarlo como un negocio chico, aún cuando adhiero a la idea de que puede (y creo que va a) crecer en los próximos años. De este modo me nace una pregunta inevitable sobre los 3 mil palos:

Cuánto factura tu Editorial como para que te parezca poco tentador participar de un negocio de 3mil palos?

Qué share tenés en el papel a nivel mundial como para que 3mil palos -verdes- sea poco?

Comparto la afirmación de Julieta Lorea (Planeta) respecto al momento de adaptación, y es muy acertada también la observación del porcentaje comercial chico, pero la realidad al menos en títulos de Planeta (en Random ocurre lo mismo) es que –en general- son un poco caros. La brecha (spread) entre un mismo título en papel y digital es muy chica (ojo, hay excepciones, puntuales).

Un ejemplo con un título vivo: El Puñal de Jórge Fernández Díaz.

Screen-Shot-2015-02-25-at-8.57.01

Informa un precio de ARS $229 en papel. Pero (más allá del precio de su sitio en formato epub2) en los canales de distribución (que es donde Planeta realmente vende) su precio es de USD $13.99 (en iBooks y kindle). El lector  pagará a en $ ARS convertidos a ‘dolar tarjeta’, la conversión en lanacion.com al momento de escribir este post me da $164,69.  Un 28% más barato que el mismo título en papel. Es cierto, Planeta no tiene la culpa de los impuestos, pero al lector le impacta en el precio final.

Screen-Shot-2015-02-25-at-8.57.54

Aún así, el bajo % puede ser una interesante invitación a reevaluar la estrategia de engagement entre el lector y el contenido. El % que menciona Julieta Lorea puede ser responsabilidad de una baja demanda o de un precio alto pero también puede ser un llamado de atención a mejorar la estrategia para aumentar ese %.

Como ejemplo, Hachette (grupo Lagardere) informó en 2013 que el 24% de su ganancia neta provenía de la venta de títulos en digital (antes de su disputa con amazon). Algo habrán hecho y bien.

Por otro lado, estoy totalmente de acuerdo con su reflexión de que “los resultados son que a mayor catálogo mayores ventas“. Ninguna Editorial subsistie con 5 títulos a la venta, y resulta un error pretender resultados con 5 eBooks y sin campaña alguna detrás de los títulos en oferta.

Planteo el modelo de negocio digital como lo es, digital. El sitio de Planeta (como también el de la boutique del libro y muchos otros) tienen mucho por crecer. En tecnología, diseño y en la experiencia de compra on-line entre otros aspectos. Citaré como ejemplo a interZona Editora que pasó de tener una simple página estática de ‘en construcción’ a un sitio responsive con tienda online.

Es muy probable que si aún no lograron evolucionar en la Web, tal vez les estaríamos exigiendo demasiado (como consumidores) al pretender que ofrezcan eBooks que sean agradables a la lectura, que las imagines no se corten entre páginas, que corrijan los errores ortográficos de los que ya tienen publicados (esto no tiene costo Editores), que sean accesibles, que respeten viudas, huérfanas y muchas otras cosas más relacionadas con la edición que en papel las saben hacer (y muy bien) pero en digital no las aplican depreciando la calidad de producto ofrecido. La adaptación es continua, pero permítanme decirles que el título que uso de ejemplo aca, publicado en Diciembre de 2014, está siendo ofrecido en ePub2, una tecnología que fue reemplazada en Octubre de 2011 por ePUB3.

Precisamente ePUB3 es el formato en donde todas estas características que mencioné relacionadas a la edición se pueden aprovechar. De tal modo, estaríamos hablando de una adaptación lenta o una dificultad en adaptarse para ofrecer contenido de calidad como lo hacen en el papel. Y vuelvo con la idea de los libros caros, venden caro, deberían tener como objetivo bajar los precios para aumentar las ventas y compensar la baja de los precios con mayor volumen de ventas.

Por último, y respecto de la muy errada opinión del ‘experimentado librero’ Fernando Pérez Morales, una reflexión:

Comparar soportes es un error conceptual. A mi entender, el modelo de negocio del libro digital debe ir por el camino de una unidad de negocios que corre paralela en la Editorial. Que es rentable si se considera que la misma, se nutre de los costos -inevitables- del desarrollo del título en su soporte papel (Diseño, edición y más).

En resúmen:

  • No concuerdo con el enfoque de la autora de la nota. De hecho no concuerdo con el título, pero…
  • respeto las observaciones de Fernando Pérez Morales, si considero que es una opinión de una persona que pareciera carecer de conocimientos ‘técnicos’ y está opinando de cuestiones que desconoce y por último,
  • creo que además de las cuestiones de calidad que comenté de Planeta, también veo la política de precios errada pero aún así, es claro que Julieta Lorea tiene observaciones muy acertadas también y es muy sano para la industria que continúen aumentando el catálogo.

 

 

2 comentarios en “Opiniones sobre nota en Página/12 de Silvina Freira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com